Mormon Newsroom
Nota de prensa

El presidente Nelson en la Conferencia General de octubre: Dejemos que Dios prevalezca, abracemos el futuro, vivamos "una nueva normalidad"

"Dios no ama a una raza por encima de otra" dijo Presidente Nelson

Avanzar, abrazar el futuro con fe, ver los tiempos turbulentos como oportunidades para prosperar espiritualmente y dejar que Dios prevalezca en nuestras vidas. Esos fueron algunos de los mensajes clave que compartió el presidente Russell M. Nelson durante la 190° conferencia semestral de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

Si bien el presidente Nelson expresó su alegría por la oportunidad y la capacidad de reunirse virtualmente para la conferencia, también expresó su pesar por todos los afectados por la pandemia de COVID-19, los desastres naturales y otras dificultades.

“En medio de todo, nuestro Padre Celestial y Su Hijo, Jesucristo, nos aman y se preocupan por nosotros”, dijo. "Ellos y Sus santos ángeles velan por nosotros".

El presidente Nelson agregó que, a pesar de la conmoción actual en el mundo, podemos mirar hacia el futuro con gozo al volvernos a nuestro Salvador Jesucristo.

“No perdamos el tiempo en los recuerdos del ayer. El recogimiento de Israel sigue adelante. El Señor Jesucristo dirige los asuntos de Su Iglesia y esta logrará sus objetivos divinos".

¿Están dispuestos a dejar que Dios prevalezca en sus vidas?

Durante la sesión del domingo por la mañana de la conferencia, el presidente Nelson enseñó sobre el recogimiento de Israel y cómo eso se relaciona con nuestra disposición a dejar que Dios sea la influencia más importante en nuestras vidas.

“La única manera de sobrevivir espiritualmente es estar determinado a dejar que Dios prevalezca en nuestras vidas, aprender a escuchar Su voz y usar nuestra energía para ayudar a recoger a Israel”, dijo.

Durante el discurso, el presidente Nelson reiteró que Dios ama a todos sus hijos y enfatizó que el racismo en La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días no se puede tolerar.

“Les aseguro que su posición delante de Dios no se determina por el color de su piel. El favor o desaprobación de Dios depende de su devoción a Él y a Sus mandamientos y no del color de su piel."

Cuando el presidente Nelson enseñó a los santos a verse a sí mismos participando en el recogimiento de los hijos de Dios que tiene lugar en este momento, emitió esta invitación profética:

“Al estudiar las Escrituras durante los próximos seis meses, te animo a hacer una lista de todo lo que el Señor ha prometido que hará por el convenio de Israel. Reflexiona sobre estas promesas. Habla de ellos con tu familia y amigos. Entonces vive y espera que estas promesas se cumplan en tu propia vida".

Abrazar el futuro con fe

Dirigiéndose, durante la sesión de mujeres, a jovencitas y mujeres de 11 años en adelante, el presidente Nelson expresó su amor y aprecio por todo lo que han hecho para ser heroínas cotidianas durante estas difíciles circunstancias. También les recordó la promesa del Señor de que “si estáis preparados, no temeréis” (Doctrina y Convenios 38:30) las instó a tomar medidas para estar más preparadas temporal, espiritual y emocionalmente.

Compartió tres principios a considerar:

  1. Establece plazas fuertes (lugares seguros)
  2. Prepara tu mente para ser fiel a Dios.
  3. Nunca dejes de prepararte.

El presidente Nelson enseñó: “¡Nuestra máxima seguridad se obtiene cuando nos unimos al Padre Celestial y a Jesucristo! La vida sin Dios es una vida llena de miedo. La vida con Dios es una vida llena de paz”.

Vivir una “nueva normalidad”

En su discurso de clausura del domingo por la tarde, el presidente Nelson reconoció que en el mundo actual a menudo escuchamos el término "nueva normalidad". Sin embargo, invitó a los discípulos de Jesucristo a abrazar "una nueva normalidad" que incluye volver el corazón a Dios, arrepentirse diariamente, ministrar y servir a los demás, mantener una perspectiva eterna y vivir cada día para estar mejor preparados para encontrarse con Dios.

El presidente Nelson anunció planes para construir seis nuevos templos, antes de terminar la conferencia con esta bendición de paz:

“Los bendigo para que sean llenos de la paz del Señor Jesucristo. Su paz está más allá de todo entendimiento mortal. Los bendigo con un mayor deseo y capacidad de obedecer los mandamientos de Dios". Continuó: "Les prometo que, al hacerlo, recibirán una lluvia de bendiciones, incluido mayor valor, mayor revelación personal, armonía más dulce en sus hogares y gozo, incluso en medio de la incertidumbre".

Nota sobre la Guía de Estilo:Al publicar noticias o reportajes sobre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenga a bien utilizar el nombre completo de la Iglesia la primera vez que la mencione. Para más información sobre el uso del nombre de la Iglesia, visite nuestraGuía de estilo.