Mormon Newsroom
Nota de prensa

Algunos templos pronto comenzarán la fase 3 de reapertura. ¿Qué significa esto?

La Fase 3 de reapertura y los protocolos de seguridad que la acompañan, ha implementarse más adelante, es un regreso a la obra del templo por los antepasados.

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días comenzó a reabrir sus templos en mayo de 2020 utilizando un enfoque cuidadoso, cauteloso y de cuatro fases para adaptarse a la pandemia del COVID-19.

Casi la mayoría de los 168 templos operativos de la Iglesia han reabierto en la Fase 1 (sellamientos de esposo y esposa, o matrimonios, con cita previa).

Otro grupo de templos han pasado a la Fase 2 (abierta tanto para sellamientos como para todas las demás ordenanzas por los vivos).

Hoy, la Primera Presidencia anuncia que cuatro templos se están preparando para entrar con precauciones a la Fase 3 de reapertura el 21 de diciembre de 2020:

• Templo de Nuku’alofa Tonga

• Templo de Apia Samoa

• Templo de Brisbane, Australia

• Templo de Taipei Taiwán

La fase 3 incluye todo lo permitido en las fases 1 y 2, con la adición de la obra del templo en nombre de las personas fallecidas. Estos cuatro templos se encuentran en áreas donde la incidencia de COVID-19 es baja y donde se cumple con las pautas de salud pública locales para reuniones y adoración.

Ser el guardián de nuestro hermano durante la pandemia: la necesidad de mayores protocolos de seguridad

                 
                        

Volver a realizar ordenanzas sagradas y esenciales por nuestros antepasados, especialmente durante una pandemia que afecta a los más vulnerables entre nosotros, es un recordatorio de la preocupación común que debemos tener el uno por el otro.

“Al planificar más ordenanzas vicarias en los templos, hacemos por los demás lo que no pueden hacer por sí mismos. Sin estas bendiciones, estas personas fallecidas están muy marginadas”, dice el Élder Dale G. Renlund, del Cuórum de los Doce Apóstoles.

“El Salvador enseñó que el segundo gran mandamiento, después de amar a Dios, es 'Amarás a tu prójimo como a ti mismo'. Su relación con esta pandemia, especialmente en los templos, significa distanciamiento social, usar mascarilla y no reunirse en grupos numerosos.  Estos pasos demuestran nuestro amor por los demás y nos proporcionan una medida de protección. Usar la mascarilla es una señal de amor cristiano por nuestro hermano y hermana” agregó.

El privilegio de la adoración en el templo

               
                       

Los templos, los espacios más sagrados de la Iglesia, son lugares donde los miembros llevan a cabo la responsabilidad fundamental de nuestra fe al ayudar a reunir a las personas con Dios, tanto a los que viven como a los que han muerto.

“La esencia de la obra del Señor es cambiar, volver y purificar el corazón a través de los convenios del Evangelio y las ordenanzas del sacerdocio”, dijo el Élder David A. Bednar, del Cuórum de los Doce Apóstoles.

“A medida que nos dedicamos anhelosamente a esta obra sagrada, obedecemos los mandamientos de amar y servir a Dios y a nuestro prójimo. Y ese servicio desinteresado nos ayuda a verdaderamente a 'escucharlo a él' y venir al Salvador”.

Debido a la importancia de los templos para los miembros de la Iglesia, el Élder Bednar dijo, “Regresar a los templos es algo por lo que hemos orado y esperado con gran ansia. Nos regocijamos por la oportunidad de volver a servir y adorar en los santos templos, aunque nuestra experiencia sea diferente debido a las circunstancias restrictivas y los sacrificios adicionales que se nos pide que hagamos”.

El Apóstol, citando al Profeta y Presidente anterior de la Iglesia Thomas S. Monson (1927–2018), dijo que el sacrificio ha sido parte de la obra del templo desde que la Iglesia comenzó a construir su primera casa del Señor en Kirtland, Ohio, en 1833.

“Aquellos que entienden que las bendiciones eternas que provienen del templo saben que ningún sacrificio es demasiado grande, ningún precio demasiado caro y ningún esfuerzo demasiado difícil para recibir esas bendiciones”, dijo el presidente Monson en 2011.

“Nunca es demasiada la distancia, demasiados obstáculos que superar ni demasiada incomodidad que soportar".

Mientras algunos templos comienzan la Fase 3 de reapertura durante la pandemia de COVID-19, el Élder Bednar recuerda a los miembros de la Iglesia en todas partes que la adoración dentro de los templos “es un privilegio sagrado, no un derecho, o simplemente parte de una rutina establecida. No venimos al templo para escondernos o escapar de los males del mundo. Más bien, venimos al templo para recibir el poder divino a través de las ordenanzas del sacerdocio que nos permiten confrontar y conquistar el mundo del mal”.

Qué esperar en la fase 3

               
                      

La Fase 3 contará con un menor número de participantes y obreros del templo, un horario limitado del templo y la asistencia solo con cita previa.

Para prepararse para una visita a un templo en la Fase 3, los miembros de la Iglesia deben tener en cuenta la siguiente información:

Programar citas en línea: Aquellos que viven dentro de los límites del distrito de un templo en la Fase 3 pueden programar reservaciones de ordenanzas en línea en la página de información de cada templo en temples.ChurchofJesusChrist.org. (Cada uno de los cuatro templos enumerados anteriormente tiene enlaces directos a su página oficial de la Iglesia). Esta nueva opción en línea está disponible solo para los templos en la Fase 3. Los miembros de la Iglesia deben hacer una reservación en línea antes de llegar al templo. Se dará prioridad en la programación a aquellos que necesiten ordenanzas personales.

“Estamos muy contentos de que los miembros comiencen a usar la nueva herramienta en línea para hacer reservas para las ordenanzas”, dice el Élder Gary E. Stevenson, del Cuórum de los Doce Apóstoles. “Si requiere ayuda para programar su cita, puede comunicarse con su hermano o hermana ministrante, un amigo, un familiar o un líder local. Él o ella estarán encantados de ayudarle. Algunas áreas no tendrán la herramienta en línea disponible de inmediato. Sin embargo, las citas aún se pueden hacer por correo electrónico o una llamada telefónica al templo".

• Examen de detección de síntomas: Se le preguntará tres veces sobre los posibles síntomas de COVID-19. Estas evaluaciones se realizarán cuando programe la cita, en un correo electrónico antes de asistir al templo y cuando llegue al templo.

Mascarillas: A menos que esté participando en bautismos, debe usar una mascarilla durante su visita al templo.

Otras precauciones de seguridad: La limpieza y desinfección regulares dentro del templo se realizarán durante todo el día. Las estaciones de desinfectante de manos se encuentran en muchos lugares.

Ropa del templo: Si es posible, los clientes deben traer su propia ropa blanca y ceremonial.

Baptisterio: Los grupos no pueden ser mayores de 16 personas. Se anima a los líderes locales a que traigan a sus propios oficiantes al baptisterio.

• Investiduras: Los asientos en las sesiones de investiduras tendrán un límite del 30 por ciento de la capacidad de la sala. Los asientos estarán físicamente distanciados y los miembros del mismo hogar se sentarán juntos.

• Sellamientos: Se permitirá un pequeño número de asistentes en los sellamientos. Los testigos estarán físicamente distanciados del oficiante de sellamiento.

• Tarjetas de nombre de la familia: Los templos ya no imprimirán tarjetas de nombre para los asistentes. Esto lo debe hacer un miembro antes de ir al templo. Después de que se complete una ordenanza, el templo registrará la información en FamilySearch. Las tarjetas de presentación no se devolverán a los clientes.

• Vivienda y cafetería: Estos servicios probablemente permanecerán cerrados. Se invita a los usuarios a consultar con el templo de su distrito para obtener más información.

“El templo es la casa del Señor, donde se efectúan ordenanzas sagradas y se lleva a cabo una adoración significativa”, dice el Élder Stevenson. "Conforme adopten con un corazón alegre y contento los ajustes que he descrito, serán bendecidos, elevados y fortalecidos".

Nota sobre la Guía de Estilo:Al publicar noticias o reportajes sobre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenga a bien utilizar el nombre completo de la Iglesia la primera vez que la mencione. Para más información sobre el uso del nombre de la Iglesia, visite nuestraGuía de estilo.