Mormon Newsroom
Nota de prensa

Una mirada a la adoración de los Santos de los Últimos Días durante el COVID-19

"La Santa Cena es el punto culminante de mi semana. Espero con ansias este momento en el que realmente puedo sentirme cerca del Salvador", dice un miembro en Alemania.

Hace unos 2,100 años, un hombre santo enseñó a un pueblo acongojado en el hemisferio occidental que adorar a Dios no es un acto confinado al edificio de una iglesia.

"¿Suponéis que no podéis adorar a Dios más que en vuestras sinagogas?", preguntó el profeta Alma del Libro de Mormón a un grupo de personas cuyas libertades religiosas habían sido severamente restringidas. "Si suponéis que no podéis adorar a Dios, os equivocáis gravemente, y debéis escudriñar las Escrituras; si suponéis que esto es lo que os han enseñado, es que no las entendéis". (Alma 32:10; 33:2).

La adoración, dijo Alma, puede tener lugar en el desierto, en el campo de arado, en el hogar, en el armario, en privado o en la congregación regular de una persona, prácticamente en cualquier lugar.

La elasticidad atemporal de esta enseñanza en cuanto a los parámetros geográficos de una adoración adecuada a Dios ha estado en plena exposición en el mundo de los Santos de los Últimos Días desde marzo de 2020. Fue entonces cuando La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, junto con el resto del mundo, comenzó a adaptarse al difícil entorno mundial causado por el COVID-19.

 

Al igual que muchas otras personas de fe, los Santos de los Últimos Días en tiempos normales se reúnen en sus capillas locales para la adoración semanal. Para la mayoría de los miembros de la Iglesia, esto sucede los domingos. Siguiendo el modelo establecido en las Escrituras, esto implica la administración de la Santa Cena del Señor. El pan y el agua, símbolos del cuerpo y la sangre de Jesucristo, son distribuidos por los poseedores del sacerdocio a cada congregante, uno por uno. A esta reunión sacramental le sigue una segunda hora de adoración que se centra en aprender el evangelio de Jesucristo.

Este modelo se detuvo el 12 de marzo de 2020, cuando la Primera Presidencia y el Cuórum de los Doce Apóstoles suspendieron temporalmente las reuniones públicas de los Santos de los Últimos Días en todo el mundo.

Experimentar los frutos de la adoración centrada en el hogar

Aunque las oportunidades de adoración grupales de manera física son óptimas, el ministerio laico de la Iglesia ha permitido a los Santos de los Últimos Días seguir sintiéndose cerca de Dios y de sus congregaciones locales. Los hombres pueden recibir el sacerdocio cuando tienen 11 años, y los hombres jóvenes que tengan al menos 16 años pueden administrar la Santa Cena. Por lo tanto, si las circunstancias lo requieren y los líderes de la Iglesia lo permiten, los padres y los hijos pueden desempeñar esta función en sus hogares, como ha sido el caso durante el COVID-19. Los miembros del sacerdocio han extendido esta bendición a otras personas en los límites de su congregación que no tienen miembros del sacerdocio en sus hogares.

"Como madre soltera, sin tener un poseedor del sacerdocio en la familia, ha sido un desafío porque no hemos tenido la Santa Cena (muy a menudo)", dice Lizzie Mohodisa, de Sudáfrica. "Pero de vez en cuando, nuestros hermanos ministrantes nos visitan.  No es todas las semanas, como siempre hemos estado acostumbrados. Pero sigue siendo una gran bendición".

South Africa Home Church Worship
Una familia en Johannesburgo, Sudáfrica, se reúne para la adoración del día de reposo para discutir el plan de estudios “Ven, sígueme”, 19 de julio de 2020.2020 by Intellectual Reserve, Inc. All rights reserved.
        

David Soto, miembro de una congregación de habla hispana de jóvenes adultos solteros en Utah, ha administrado la Santa Cena a mujeres de su barrio que no tienen un poseedor del sacerdocio en sus hogares. Describe esto como un humilde privilegio.

"Siento que es un honor para mí poseer el sacerdocio y poder servir a las personas", dice Soto. "Especialmente con la Santa Cena. Es un momento en el que pueden conectarse con su Salvador, donde pueden sentirse más cerca de Él. Y ser capaz de llevar eso, a mi manera humilde de ver, es algo que no podía describir completamente con palabras".

Tal como dijo el presidente Russell M. Nelson en marzo, muchos santos están descubriendo que esos cambios en las rutinas están proporcionando "tiempo adicional para experimentar lo valioso que puede ser el estudio del Evangelio centrado en el hogar". Varias personas han descrito los lazos florecientes de amor familiar y unidad que han experimentado al pasar mayor tiempo juntos.

"Durante esta histórica pandemia y paralización mundial, nuestro hogar se ha convertido en nuestro refugio, en nuestro lugar santo, en nuestro centro de culto", dice Benjamin Poóu Chiquin, padre de cinco hijos en Guatemala.

fam-POOU-CHIQUIN-3.jpeg
La familia Poóu Chiquin de Cobán, Guatemala, posa para una foto antes de participar en la Santa Cena en casa, una ordenanza sagrada para los miembros de la fe Santo de los Últimos Días, en agosto de 2020. © 2020 by Intellectual Reserve, Inc. All rights reserved.
                                    

Jade Reiri de Nueva Zelanda dice: "Fue una gran oportunidad para que nuestros hijos puedan ver a su padre y a su hermano mayor bendecir la Santa Cena frente a ellos, y ver lo que sucede al hacerlo en casa".

Lo más importante, dice Diane Taim de Sudáfrica, es el espíritu que ha rodeado a su familia al convertir su hogar en una iglesia.

"Inicialmente tienes estas enormes tazas y todo se ve diferente", dice la madre de cuatro (en las pequeñas copas sacramentales de la Iglesia caben aproximadamente una cucharada de agua). "Pero sentí al Salvador tan cerca. Y sentí que él es muy consciente de lo que estamos haciendo. Algo que puede ser común y bastante automático ... se ha sentido increíblemente sagrado". 

"No parece que no hayamos ido a la iglesia esta semana porque hemos podido adorar, hemos podido tener la Santa Cena", añadió su esposo, Olev. "Creo que es un milagro que el Señor nos haya permitido seguir este plan y tener la Santa Cena, tener una reunión, tener el Espíritu. Ha sido una buena experiencia".

South Africa Home Church Worship
La familia Taim en Johannesburgo, Sudáfrica, se reúne para observar el día de reposo en su casa y conversar por video con miembros de su familia para discutir el plan de estudios "Ven, sígueme", 19 de julio de 2020.2020 by Intellectual Reserve, Inc. All rights reserved.
                                                                              

Ese sentimiento no conoce fronteras. A ocho mil millas de Sudáfrica, en Washington, D.C., Rosemary Demos dice que no importa "en dónde estoy tomando [la Santa Cena], ya sea que esté en un edificio de la iglesia o en un hogar, siempre y cuando pueda sentir ese espíritu y sentir lo sagrado de la ordenanza".

Otro factor importante que permite una experiencia de adoración centrada en el hogar más rica, es el plan de estudios centrado en el hogar que el presidente Nelson presentó en la conferencia general de octubre de 2018.

"Somos bendecidos de tener al profeta, que es llamado por Dios", dice Mohodisa. "Los programas que se pusieron en marcha [en enero de 2019] estaban en cierto modo, ahora que miramos hacia atrás, preparándonos para este período. Ahora podemos hacer reuniones en casa sin ningún problema".

Un regreso cauteloso a los centros de reuniones

En mayo, según lo permitido por las condiciones locales y las regulaciones gubernamentales, la Iglesia comenzó un regreso cuidadoso y cauteloso a la adoración semanal en sus locales de reuniones. La importancia de reunirse como cuerpo religioso se mencionó en las revelaciones antes de que la Iglesia se organizara formalmente en 1830. El élder David A. Bednar dijo a los eruditos y profesionales del derecho en junio de 2020, "Una misión central de la Iglesia es congregar a la familia dispersa de Abraham —y de hecho a todos los que están dispuestos— a las ordenanzas y convenios del evangelio del Salvador. Por medio de ese recogimiento, creemos que Dios establecerá un pueblo que sea de un solo corazón y una sola mente, que moren juntos en rectitud y paz, y que se amen y se cuiden mutuamente tan completamente que no se encuentran entre ellos pobres, tanto espirituales como físicamente".

El recogimiento, añadió el Apóstol, es fundamental para toda fe y religión. "De hecho, si los fieles no se reúnen, tarde o temprano comenzarán a dispersarse", dijo.

Worship 8
Los poseedores del sacerdocio en Taylorsville, Utah, usan mascarillas y guantes de plástico mientras pasan las bandejas sacramentales a sus compañeros Santos de los Últimos Días durante la reunión sacramental el domingo 16 de agosto de 2020. 2020 by Intellectual Reserve, Inc. All rights reserved.
                                                                            

Para muchos Santos de los Últimos Días, el regreso a la adoración comunitaria ha sido el soplo de aire fresco tal como se describe en las Escrituras. Joann Montesinos, un joven adulto de habla hispana en Utah, dice que esto es especialmente cierto en la cultura latina, donde la hermandad es "verdaderamente muy importante".

"Estar sin [adoración semanal] durante tres, cuatro meses fue muy duro para nosotros como barrio y como pueblo en general", dice Montesinos. "Aunque realmente no podemos reunirnos de la manera en que solíamos hacerlo [debido a las precauciones continuas], simplemente el poder tener el apoyo, una vez más, de tu gran familia del barrio, especialmente para aquellos que han venido [a Utah] y están solos. No tienen a sus familias; están empezando de nuevo. Ser capaz de tener ese apoyo una vez más en la iglesia ha sido algo hermoso y hermoso".

A dos mil millas al este, Vivian Olsen de Washington, D.C., compartió pensamientos similares.

"Es tan conmovedor ver a nuestro barrio de nuevo de manera física. Amo mucho a los miembros del barrio", dice Olsen. "No me perdía ninguna de las reuniones de Zoom. Ahora somos mi marido y yo en casa. Realmente amamos nuestro tiempo sacramental. Siempre queremos reunirnos con los miembros y sentir su espíritu y sentir la hermandad que hemos disfrutado y construido juntos tantos años”.

Jeff Cuff, de Nueva Zelanda, también esta animado con la energía y la calidez de volver a la adoración de manera física junto a los otros miembros en el Pacífico. "Una de las principales razones por las que se estableció la Iglesia fue para que los santos pudieran reunirse y desarrollar un hermanamiento juntos", dice. "Sentir el espíritu y el testimonio de los otros santos es algo maravilloso a lo que hay que volver".

Por muy buena, sana e importante que sea el compañerismo, los santos recuerdan que el propósito central de su adoración del día de reposo es la Santa Cena del Señor.

“Esta vez es especial”, dice Eduardo Sanz García, de Frankfurt, Alemania, porque "es lo más importante de mi semana. Espero con ansias este momento en el que realmente pueda sentirme cerca del Salvador".

La hermana Demos, de Washington, D.C., añadió que le encanta que la ordenanza de la Santa Cena sea "justo lo que Cristo llevó a cabo cuando tuvo la última cena. ... Siento, como en todos los acontecimientos de la reunión sacramental, entre los discursos y la música, que este es el momento en el que me siento más cerca de Cristo".

Oportunamente, el enfoque en el Salvador del mundo fue la esencia de la predicación de Alma a los Zoramitas oprimidos, que se menciona al principio de este artículo. Aunque sabía que la ubicación física de la adoración no era esencial, no dejó ninguna duda de que el objeto de adoración, ciertamente, lo era.

"Crean en el Hijo de Dios", suplicó Alma. "Que Dios os conceda que sean ligeras vuestras cargas, mediante el gozo de su Hijo". 

Ya sea en casa o en la capilla, en tiempos de paz o pandemia, esto es lo que encontrará, muchos Santos de los Últimos Días buscando y viviendo cada día de reposo en todo el mundo.

Worship 4
Los poseedores del sacerdocio Santos de los Últimos Días llevan a cabo la ordenanza sacramental para un grupo de jóvenes adultos solteros en su casa en Riverton, Utah, el domingo 16 de agosto de 2020. 2020 by Intellectual Reserve, Inc. All rights reserved.
                                                                          

Nota sobre la Guía de Estilo:Al publicar noticias o reportajes sobre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenga a bien utilizar el nombre completo de la Iglesia la primera vez que la mencione. Para más información sobre el uso del nombre de la Iglesia, visite nuestraGuía de estilo.