Mormon Newsroom
Nota de prensa

La Primera Presidencia y los líderes de la NAACP anuncian una visión compartida de “aprender y servirse unos a otros” 

La Primera Presidencia de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días y los líderes nacionales de la Asociación Nacional para el Progreso de las Personas de Color (NAACP, por sus siglas en inglés) anunciaron el lunes, 14 de junio, nuevas iniciativas educativas y humanitarias relacionadas con su colaboración permanente.

El grupo se reunió por primera vez en mayo de 2018, estableciendo una relación en ciernes.

“Hoy nos complace anunciar tres iniciativas clave que han surgido de nuestras muchas conversaciones y de planificación con espíritu de oración”, dijo el presidente Russell M. Nelson en una conferencia de prensa, poco después de reunirse con los líderes de la NAACP en el Edificio de Administración de la Iglesia en la Manzana del Templo en Salt Lake City.

“Los líderes de la Iglesia han encontrado puntos en común con la NAACP al analizar los desafíos que asedian a algunos de los hijos de Dios”, dijo el presidente Nelson, quien estuvo acompañado por sus consejeros, el presidente Dallin H. Oaks y el presidente Henry B. Eyring; los élderes Ronald A. Rasband y Gary E. Stevenson, del Cuórum de los Doce Apóstoles; y el élder Jack N. Gerard, Setenta Autoridad General.

“Los desafíos son enormes y nuestras capacidades son limitadas; pero juntos queremos marcar la diferencia, aunque nuestros esfuerzos puedan parecer relativamente pequeños”, dijo.

A continuación, el presidente Nelson compartió detalles adicionales sobre los planes centrados en la filantropía y en la educación que han resultado de sus conversaciones y colaboración permanentes.

A fin de apoyar las metas educativas de los grupos, el líder religioso mundial anunció el compromiso de la Iglesia de financiar un donativo de becas de 1 millón de dólares al año, durante tres años, supervisado por United Negro College Fund (UNCF), que ayudará a jóvenes estudiantes de raza negra de los Estados Unidos.

El presidente Nelson también compartió los planes de la Iglesia de proporcionar 250 000 dólares para una beca de estudiantes Amos C. Brown en Ghana y explicó que la experiencia “permitirá que estudiantes seleccionados de los EE. UU. tengan la oportunidad de aprender más acerca de su legado”.

“Estos esfuerzos representan el deseo permanente de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días de enseñar y vivir los dos grandes mandamientos: amar a Dios y al prójimo”, manifestó el presidente

Nelson.

Juntas, explicó el presidente Nelson, las dos entidades “brindarán alivio a almas que sufren en zonas desfavorecidas de los Estados Unidos”, y a través de estos esfuerzos “se enseñarán principios importantes de autosuficiencia”.

Para lograr este objetivo, el líder prometió una contribución de la Iglesia de 2 millones de dólares anuales durante los próximos tres años “para fomentar el servicio y ayudar a los necesitados” en dichas zonas.

“Esto es consecuente con nuestros muchos esfuerzos humanitarios en todo el mundo para los cuales nuestros miembros han donado tan generosamente”, comentó el presidente Nelson.

Entre los líderes de la NAACP presentes se encontraban Derrick Johnson, presidente y director ejecutivo; Wilbur Colom, abogado especializado; Eris Sims, jefe de personal; Yumeka Rushing, directora de estrategia y el reverendo Dr. Amos C. Brown, pastor principal de la Tercera Iglesia Bautista de San Francisco y presidente de la rama de NAACP en San Francisco.

Entre los representantes de la UNCF presentes en el evento se encontraban el Dr. Michael L. Lomax, presidente y director ejecutivo; Maurice E. Jenkins Jr., vicepresidente ejecutivo y director de desarrollo; y Monica Sudduth, directora regional de desarrollo de San Francisco.

El presidente Nelson expresó su agradecimiento a los líderes de la NAACP y de la UNCF por formar parte de la visión compartida.

“En esta semana de Juneteenth, un tiempo designado para recordar el fin de la esclavitud en los Estados Unidos, nos sentimos honrados de unirnos a nuestros queridos amigos de la NAACP y de la UNCF para anunciar estas metas y nuestra visión compartida”, dijo él.

“Aunque una pandemia mundial ha afectado nuestra capacidad de reunirnos en persona, hemos estado trabajando arduamente y nos complace reunirnos hoy con ese mismo espíritu cordial para compartir ahora algunas iniciativas conjuntas que llevarán nuestro progreso a un nuevo nivel”, dijo el élder Rasband.

La reunión del lunes de los líderes Santos de los Últimos Días y de la NAACP fue una remembranza de la conferencia de prensa de ambos grupos de hace poco más de dos años, cuando el presidente Nelson instó a las personas a demostrar “mayor civilidad y bondad, y a trabajar juntas para bendecir la vida de todos los hijos de Dios”.

“El 17 de mayo de 2018, la Iglesia y la NAACP —en esta misma sala— hicieron una petición unificada de mayor civilidad y armonía racial. Fue la consolidación de una creciente amistad y el comienzo de conversaciones sobre cómo podemos aprender y servirnos unos a otros”.

En julio de 2019, el presidente Nelson habló a los asistentes a la Convención Nacional nro. 110 de la NAACP en Detroit. Su mensaje se centró en cómo “las diferencias no deben socavar la humanidad que comparte la

sociedad”.

Un año después, él y los líderes de la NAACP crearon un artículo de opinión a nivel nacional sobre cómo edificar una mayor comprensión, superar el prejuicio y abordar el intolerable pecado del racismo.

Nota sobre la Guía de Estilo:Al publicar noticias o reportajes sobre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenga a bien utilizar el nombre completo de la Iglesia la primera vez que la mencione. Para más información sobre el uso del nombre de la Iglesia, visite nuestraGuía de estilo.